top of page
  • Foto del escritorEl Escudo

Pesca fresca con tomates y vainilla

Hay cosas que no entran ni con el perrero que tenía mi tío Pablo para arriar las vacas. Entonces la vida te las dosifica, dulcemente. A veces con un tarro de sal. Unos nos habíamos vuelto viejos, pese a nosotros mismos, otros se habían dicho mentiras creíbles, fáciles de seguir, otros se iban encontrando en un camino difícil, y no era la ruta 66, otros se torcieron pésimo en la carretera de verse a sí mismos. El camino es lo que hay, las alcantarillas para caerse están en cada esquina y más si uno está pensando en que: qué rico sería mezclar el tomate con la vainilla chocoana, y se queda en las nubes de la voz de Yuyú, y mientras está imaginando las hierbas de azotea ya está en el piso. Pero por la ruta 66 y el Bajo Baudó, mientras me voy levantando me acuerdo del cilantro, y me repito que ya no soy Ornella Muti, pero que siempre seré Justine y Clea. Todavía aturdida por el golpe, pienso en el limón mandarino. Así que les doy esta receta que cuenta el amor que tengo por lo recibido, el piso, el camino, mi bella Yuyú y todo el Pacifico colombiano que siempre me salva con su recuerdo, porque es #MásQueAmor.



mientras cocinamos...



Para 4 personas.


MARINADA DEL PESCADO

 

80 gr Cilantro

​70 gr Ajo

​2 gr Pimienta

7 gr Sal

​2 Vaina de vainilla chocoana

10 ml Aceite de oliva

60 ml Ron, ojalá uno bueno

40 gr Jengibre

 

PARA EL PLATO

 

112 gr Tomate

​3 gr Marinada de vainilla

2 gr Sal

​5 ml Aceite de oliva

​10 ml Zumo de limón mandarino

 


Este plato es difícil en su organización, pero es suntuoso.

 

Hay que hacer la marinada primero mezclando todos los ingredientes en un mortero o en el aparato que tengan en la casa para triturar muy finamente Esta preparación les va a durar bastante, así que pueden dividirla en porciones y mantenerla en el congelador.

Las vainas de vainilla, deben abrirse primero y con suavidad, sacar su pulpa

 Las vainas que ya se han usado, se pueden meter en azúcar o sal

 porque aromatizarán lo que les guste con el tiempo. (Es muy interesante).

 

Untan un filete de pescado muy fresco, con una buena porción de la marinada, lo envuelven en una hoja de bijao y lo dejan en la nevera por lo menos 6 horas, máximo 10.

Después le quitan el exceso de marinada y lo ponen a la parrilla, plancha u horno.

Por otro lado, rallan el tomate, (No puede ser licuado) y le ponen el resto de los ingredientes.

Es una salsa fresca.

 

Nosotros hacemos los envueltos, pero hay unos muy ricos en Cali, en varias partes.

La idea final es poner la salsa de tomate abajo, el pescado encima y acompañarlo con un envuelto de maíz, porque el dulce del maíz, sube la vainilla, y es más rico al paladar.

 

Se puede acompañar de otras cosas, según el gusto de cada uno.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page